Language:
Banner

Teléfonos celulares

¿Sabía Usted?

Un estudio del Centro de Investigaciones Pew informa que el adolescente promedio envía y recibe 67 mensajes de texto por día.
Sea un experto en smartphones
El uso extendido de los smartphones ayuda a los usuarios a mantenerse conectados, pero también plantea inquietudes sobre la privacidad.

En los últimos años, los teléfonos celulares han pasado a ser en gran medida de dispositivos de llamadas portátiles a ser esencialmente computadoras de bolsillo y sistemas de juego. De acuerdo con un estudio del año 2015 realizado por el Centro de Investigaciones Pew, el 73 % de los adolescentes de entre 13 y 17 años tienen acceso a un smartphone, mientras que poco menos del 30 % mencionado tiene acceso a un teléfono celular básico. Noventa y cuatro por ciento de los “adolescentes móviles” informan tener acceso en línea diariamente, y casi un cuarto menciona que está en línea “casi permanentemente”, gracias en gran parte al uso extendido de los smartphones y la conectividad Wi-Fi.

Dominó el envío de mensajes de texto

Las apps de los smartphones permiten que los adolescentes estén conectados, vean videos y jueguen con amigos, pero los adolescentes principalmente usan sus teléfonos para enviar y recibir mensajes de texto. La investigación de Pew observa que los adolescentes reservan las llamadas para sus amigos más cercanos y prefieren usar los mensajes de texto para los conocidos y los nuevos amigos. La investigación también sugiere que la omnipresencia de los smartphones ayuda a fortalecer las relaciones, por lo cual el 62 % de los adolescentes que tienen smartphones informan que el envío de mensajes de texto permite que estén más en contacto con sus amigos cercanos. Además, tener acceso a Internet a través de un smartphone puede ayudar a los adolescentes a hacer y mantener nuevas amistades. El 57 % informa que ha hecho nuevos amigos en línea.

La tecnología tiene sus riesgos

Por supuesto, la conectividad casi constante también representa un único conjunto de riesgos. Por ejemplo, el ciberbullying ya no está restringido a los momentos en que los adolescentes usan las computadoras. Los smartphones les ofrecen la posibilidad de estar conectados en cualquier momento y de ser notificados cada vez que se publiquen comentarios o actualizaciones de los sitios y las apps. Esto permite que el ciberbullying siga a los adolescentes adónde sea que vayan. Casi un tercio de los adolescentes informan que han peleado con los amigos sobre incidentes que empezaron en línea o a través de un mensaje de texto.

Otro riesgo que ha recibido atención a nivel nacional es el “sexting”. El uso de teléfonos celulares para enviar y recibir mensajes o fotografías sexualmente explícitas con frecuencia se denomina “sextos”. La omnipresencia de los teléfonos celulares ha dado origen al sexting como una manera que tienen los adolescentes de explorar su sexualidad, aunque en algunos estados el intercambio de este tipo de fotografías puede ser un delito.

Además, debido a que la mayoría de los smartphones tiene tecnología GPS lo que permite que las apps y los sitios web determinen con precisión las ubicaciones de los usuarios, los usuarios pueden compartir involuntariamente sus ubicaciones con el público. Si las fotografías de los adolescentes tienen etiquetas de ubicación GPS o si los adolescentes se “registran” en restaurantes, aeropuertos, nuevas ciudades, etc. sus amigos y seguidores pueden ver exactamente dónde están o dónde han estado. Es posible que cada modelo o marca de teléfono celular tenga un modo diferente de desactivar los servicios de rastreo de ubicación. Verifique la configuración en el teléfono del adolescente o lea el manual de usuario para obtener las instrucciones sobre cómo desactivar el GPS en app específicas. 


¿Qué puedo hacer?

Los teléfonos celulares han cambiado la forma en que nos comunicamos. Ayude a que los niños y adolescentes estén más seguros y sean más inteligentes mientras usan los teléfonos.

  • Establezca reglas que indiquen cuándo tienen permitido usar sus teléfonos celulares, qué sitios web pueden visitar y qué app pueden descargar.
  • Conozca el objetivo de una app antes de que su hijo la descargue. ¿Quiénes son los usuarios? ¿Qué tipo de configuración de privacidad está disponible?
  • Recuérdeles a sus hijos que cualquier cosa que envíen desde sus teléfonos puede reenviarse y compartirse fácilmente.
  • Converse con su hijo acerca de las posibles consecuencias de enviar imágenes o mensajes de textos sexualmente explícitos o provocativos.
  • Cuando le compre un teléfono celular a su hijo, investigue las configuraciones de privacidad que tiene disponibles.

¡Entable la conversación!

Hable de modo regular con sus hijos sobre el uso del teléfono celular.

  • ¿Para qué usas principalmente el teléfono celular? ¿Podrías mostrarme algunas de tus app favoritas?
  • ¿Conoces a todos los que tienes como contacto en tu teléfono o en las diferentes apps?
  • ¿Te han tomado alguna vez una fotografía que te avergonzaba sin tu permiso?
  • ¿Has tomado alguna vez una fotografía que avergonzaba a alguien? ¿Qué hiciste con ella?
  • ¿Has hablado por tu teléfono celular con alguien que conociste en línea?
  • ¿Qué harías si alguien te envía un mensaje de texto o una fotografía inadecuada?
  • ¿Sabes cómo desactivar el GPS y activar la configuración de privacidad de las diferentes apps que usas?