Language:
Banner

Robo de identidad

¿Sabía Usted?

De acuerdo con la Comisión Federal de Comercio se estima que 9 millones de personas son víctimas del robo de identidad por año.
http://www.ftc.gov/

Millones de norteamericanos usan el Internet para facilitar sus vidas haciendo compras y transacciones bancarias en línea. Desafortunadamente, la información personal que comparten, que puede ser desde un número de tarjeta de crédito hasta los números de seguridad social, puede exponerlos a un robo de identidad.

Métodos

De acuerdo con la Comisión Federal de Comercio (Federal Trade Commission, FTC), los ladrones de identidad pueden obtener información hurgando en la basura o robando carteras, billeteras, buzones de correo o casas.[1] También pueden usar métodos electrónicos, como los que se listan a continuación.
  • Phishing utiliza ventanas emergentes, correos electrónicos no deseados y sitios web que lucen auténticos para obtener información personal, por ejemplo, nombres de usuario, contraseñas y números de tarjetas de crédito.
  • Pharming usa un código malicioso para redireccionar a los usuarios hacia sitios fraudulentos donde los piratas informáticos pueden acceder a su información personal.
  • Pretexting adquiere la información personal a través de medios falsos e ilegales, por ejemplo, obtienen información financiera por medio de una llamada telefónica haciéndose pasar por una entidad bancaria.

Estos fraudes son realizados algunas veces con la ayuda de software malicioso (malware) diseñado para dañar las computadoras. Un programa de espionaje (Spyware) es un software malicioso que se usa para recopilar la información de una computadora sin el conocimiento del usuario. Otro tipo de software malicioso, conocido como virus troyano, muchas veces se hace pasar por una descarga legítima, pero puede permitir que piratas informáticos accedan de forma remota a su computadora para robar información personal.

Una vez que los ladrones de identidad obtienen la información personal de una víctima, pueden usarla para hacer compras con tarjetas de crédito, abrir cuentas adicionales, pedir préstamos, alquilar propiedades o solicitar una licencia de conducir. Afortunadamente, solamente cambiando algunos hábitos, usted puede ayudar para que ni usted ni su familia sean víctimas de robo de identidad.

Cómo protegerse

La regla número uno cuando se trata de protegerse contra el robo de identidad es: poner atención. Muchos estafadores en línea dependen de que usted se deje engañar por sitios web, correos electrónicos y ofertas falsas. Minimice la posibilidad de ser engañado examinando cuidadosamente cualquier sitio web que solicite su información personal. Por ejemplo, busque las letras "https" o el símbolo de un candado en la barra de direcciones al momento de hacer compras en línea. Esto significa que está visitando una página web segura que cuenta con las medidas necesarias para garantizar su privacidad y protección.

También debería hablar con su hijo sobre las técnicas de estafa en línea. Adviértales sobre los peligros de hacer clic en ventanas emergentes y de descargar programas de fuentes desconocidas, ya que esto puede ser una trampa para instalar software malicioso u obtener información personal. Además, asegúrese de tener un programa antivirus y un cortafuegos (firewall) instalados en su computadora. Si bien estos programas no siempre son infalibles, son esenciales para ayudar a mantener la privacidad de su información personal y el funcionamiento adecuado de su computadora.

Responder ante el robo de identidad

Verificar frecuentemente sus estados de cuenta y los informes de su tarjeta de crédito puede ser una ventaja cuando se trata de responder ante el robo de identidad. Si usted sospecha que ha sido víctima de un robo de identidad, presente una denuncia ante las autoridades locales y la Comisión Federal de Comercio, y coloque un alerta de fraude en sus informes de crédito. Cierre rápidamente las cuentas comprometidas.

Consejos

Ayude a proteger la identidad de su familia

Entre más tiempo gasten sus hijos en línea, más oportunidades tendrán de compartir información sobre ellos mismos. Hable con sus hijos sobre la información que nunca deben compartir sin su permiso, incluyendo números de seguridad social y números de tarjetas débito o crédito. Luego, visite el sitio web de la Comisión Federal de Comercio (Federal Trade Commission, FTC) para obtener más información sobre cómo mejorar su protección y la de su familia y el procedimiento para presentar una queja.

  • Nunca revele su contraseña o números de cuenta en un correo electrónico o mensaje instantáneo.
  • No haga clic en enlaces de correos electrónicos para realizar transacciones financieras, en su lugar, ingrese la URL usted mismo.
  • No se fíe de los anuncios, las ventanas emergentes, los sitios web o los correos electrónicos que soliciten información personal.
  • Busque la indicación "https" o el dibujo de un candado antes de comprar en un sitio web o de suministrar información en dicho sito.
  • Cree contraseñas seguras y cámbielas con frecuencia.
  • Nunca descargue software de una fuente en la que no confíe ni abra correos electrónicos o imágenes de remitentes desconocidos.
  • Instale un servidor de seguridad, software contra programas de espionaje y software antivirus y no olvide actualizarlos frecuentemente.
  • Presente una denuncia ante la policía e informe a sus acreedores en caso de existir un incidente o tener una sospecha sobre un robo de identidad.

Inicio de Conversación

Inicie una conversación con sus hijos

  • ¿Qué consideras información personal?
  • ¿Por qué es importante que mantengas en privado la información personal?
  • ¿Cuáles son algunas de las estafas que puedes encontrar en línea?
  • ¿Has hecho alguna vez clic en ventanas emergentes? ¿Crees que te darán lo que prometen?
  • ¿Con qué frecuencia cambias tus contraseñas?
  • ¿Cómo puedes saber si un sitio web es seguro?